LA PERSEGUIDORA

In Calacas y sus Poemas

Me muero todos los días
poquito a poco me muero;
el tiempo sin poesía
va cavando el agujero. 

Que si las piernas amainan
que si los días se alargan;
cuando quiero darme cuenta
estoy junto a La Chingada. 

En la calle, en la piscina
en el cine, en el café;
yo quiero sentirme joven
pero voy dando traspiés. 

Me muero todos los días
a llantos y carcajadas;
lloran y ríen las horas
como si fueran mis damas. 

Si muero todos los días
es porque La Dientes tumba;
pero al rato me levanto
y desempolvo la tumba. 

El mundo del cementerio
es de lo más divertido;
porque leyendo epitafios
conoces a los vecinos. 

La Guapachosa me busca
por toditos los rincones;
jugamos al escondite
y la burlo a tropezones. 

Que La Pelona me cela
me sigue hasta el dormitorio;
agarradita a sus huesos
sueño que es…¡Don Juan Tenorio! 

Tiradita por el suelo
no se puede levantar;
hueso a hueso la recojo
y la dejo…¡Descansar!

 

©Julie Sopetrán
(19-10-2012)

La Perseguidora.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu