LA MUERTE DE LA MUERTE

In Calacas y sus Poemas

Y se me murió la muerte
de calor, que no de frío;
pues salió a tomar el fresco
vestida con un abrigo.

El día lleno de sol
aunque ya era casi invierno;
como llevaba tacones
se resbaló sobre el hielo.

El sol que la vio caerse
todito lo larga que era;
le puso brillo a los rayos
y la desnudó a la fuerza.

El abrigo por un lado
y los huesos sudorosos;
tan pronto se deshelaron
se convirtieron en polvo.

No se pudo levantar
el sol le daba de frente;
deslumbrada y sin zapatos
quedó ardiendo y sin poderes. 

Y aunque mi pueblo es chiquito
desde que murió La Pelos;
el Alcalde ha decidido
dar cerrojo al cementerio.

A todos nos gusta el Sol
y que no falte el Gran Astro;
¡Ay! Si volviera La Flaca
nos moriríamos de asco.

 

©Julie Sopetrán

You may also read!

Carta de Óscar Espinosa Villarreal, Secretario de Turismo de México

Apreciable amiga: Ha sido un verdadero deleite recorrer las páginas del libro que publicó el diario La Oferta Review

Read More...

“Que Viva tu Recuerdo: Altars and Offerings for the Days of the Dead at The Oakland Museum”

Dear Mary: The museum galleries are now empty of the visual and emotional treasures that you and the other

Read More...

EXHIBIT AT EAST SAN JOSE CARNEGIE LIBRARY

Mary Andrade La Oferta Review Newspaper 3111 Alum Rock San Jose, CA 95127 Dear Mary, I would like to

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu