LA LOCA CHINGADA

In Calacas y sus Poemas

Hoy me enteré que a la muerte

le gustan los girasoles;

se los pone como adorno

cuando pasea la noche.

Viste de mármol marrón

callejea por las calles;

patea todos los zocos

ostentando sus collares.

Altiva, esbelta, ajustada

de caderas y cintura;

encubre tras su pamela

desmedida dentadura.

Cuello largo, dedos finos

ojazos de calavera;

ella se cree muy guapa

pero te digo que es fea.

Para adornar su semblante

la vemos con dos aretes;

de esa manera se alegran

un poco sus pareceres…

Pero el cuello la delata

con sus argollas huesudas;

aunque se ponga colgante

no adorna su desmesura.

Y también lleva pulseras

hechas de barro macizo;

destacando en su apariencia

el sujetador postizo…

Así es la Loca Chingada

no te fíes de su aspecto;

porque va muy ataviada

disimulando sus huesos.

 

©Julie Sopetrán

La Loca Chingada.

You may also read!

Día de los Muertos in San Francisco

A Vibrant Community Celebration at Davies Symphony Hall Text and photos by Lina Broydo A fabulous Saturday afternoon of

Read More...

Entre perros y gatos

Calaveritas por Julie Sopetrán Julie Sopetrán Las calaveritas o calacas literarias están compuestas por versos irreverentes, críticas irónicas, desenfados,

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu